Doce Vampiro - Rita Lee

Por mi ángel


Voy por mi ángel
El que me espía y controla
El que dice que todo es mi sueño
El que me cuece a fuego lento
Como los Sinahi
Que no tienen más que dar
Y piden mi sillón
Como si fuera el mármol de Benoit.

Viaje de aquí para allá
Y en La Plata deje mi corazón
En Plaza Moreno vi un par de ángeles
Con sus cuernos a la catedral
Me perdí en la Curuchet
Donde encontré al Minotauro
Cansado de perderse en diagonal.

Y ese chico Leopoldo que vio a Dios
Se pasea por 7 y 32
Hace ruido leyendo a Onetti
Que escribe y desgarra
Que teje en el agua
Y canta coplas sin su voz.
Pena (L7s7)

9 comentarios:

verdial dijo...

A veces todo está en nuestra imaginación y ella misma lo hace todo, hasta convertirlo en realidad.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Quien es Leopolodo?
Fer

Anónimo dijo...

Lugones
Ser

Anónimo dijo...

No, Leopoldo Jacinto Luque, ja
Ser

Anónimo dijo...

Que boludo
Fer

Anónimo dijo...

Son las locuras de Pena, mezcla todo, es dificil y estar a dia.
Lau

Anónimo dijo...

Los Sinahi son de terror
Fer

Lapislazuli dijo...

Los ángeles traen la luz de la esperanza a los humanos, a veces no los reconocemos porque no muestran las alas ni las arpas y su rostro porta el cansancio de su tarea frente a la incredulidad
Sin importar algunas formas ni los materiales, aun en piedra son los mismos de nuestra inocencia y nuestros sueños.
Son guardianes de la vida, los recuerdos y hasta del dolor.

Abrazo

Azul dijo...

muchos nos dan la direccion y nos acojen con sus ternuras hacen que sintamos que son ellos nuestros angeles cuando en realidad somos nosotros los que tomamos la desicion ellos solo nos dan la direccion

bessosss pena!