Doce Vampiro - Rita Lee

Maria Soledad

Terribles días vive la aldea; La traen arrastrando como si fuera el mal y tratan de tapar sus zumbidos con cantos y lecturas, bastaría que reaccione y se acabaría todo esta fanfarria.
La bruja del pueblo fue sustituida por un Peregrino famoso en la provincia quien entro con un séquito de exorcistas con todas las pompas y solo hizo falta una mirada de rabillo de ella para hacerlo temblar.
Sus zumbidos se agudizan y el desconcierto es total, un grupo de niñas comenzaron a golpearse entre si sin mediar razón y terminaron inocentemente y sin saberlo, hasta ese momento, en actos lésbicos.
Y ella dice: "En estos días de estos fuegos todo es como un ligero viento que golpea mi espalda, no me pongo de acuerdo con el bien y menos con el mal, piensan que por que zumbo soy un especie de alarma, soy la sal de un mar que no conozco y en cada momento pienso en ti, si es que aun me recuerda y viviendo con la ilusión de que así sea, creo que soy una especie almendra caída donde todos los pájaros hambrientos van sobre ella y picotean hasta terminarla.

Pena (L7s7)
(Gracias Azul)

1 comentario:

kaos dijo...

gracias pena, por inspirarte,sed de letras,en cada segundo de mi vida sin ti